La importancia del Control Técnico en los Edificios

La importancia del Control Técnico en los Edificios

Debe hacerse constar que las condiciones de seguridad, salubridad y ornato del edificio pueden alterarse si se produce algunas de las circunstancias que se citan en el cuadro siguiente:

No realización del mantenimiento adecuado del Edificio.

Del buen uso dispensado y del cumplimiento de los requisitos de mantenimiento a realizar, dependerá en gran medida el inevitable ritmo de envejecimiento del edificio.

Que se produzcan accidentes o catástrofes que puedan alterar las condiciones del edificio

Se considerarán además de los fenómenos atmosféricos extraordinarios como la caída de rayos, vientos o lluvias superiores a los normales, etc., las acciones vandálicas, terroristas, incendios, etc.

Modificación de las fachadas, las cubiertas, las paredes medianeras, renovación de instalaciones, pavimentos.

Se incluyen como tales las alteraciones de elementos de seguridad (cambios en barandillas y pretiles, el cierre de huecos de ventilación, la incorporación de carteles, marquesinas, etc.) y accesos (rampas, puertas, etc)

Realización de excavaciones, vaciados u obras próximas sin la intervención de un técnico cualificado que verifique la no afección al edificio.

Especialmente en el caso de los edificios antiguos sin sótano, en los que la cimentación habitual suele ser superficial, cualquier excavación para la ejecución de instalaciones, cimientos, sótanos o la construcción o demolición de edificios colindantes, puede alterar su estabilidad y dañar su estructura

Alteración de los usos o cargas del edificio

Bajo esta condición se consideran los incrementos de las cargas que actúan sobre los forjados, ya sean por cambio de uso de vivienda a local público, por almacenaje, o por la incorporación de elementos de carácter temporal como piscinas infantiles, depósitos, trasteros u otros.

Modificación de la estructura en general (cimientos, muros, pilares, vigas, forjados, etc.)

Como es el caso de la supresión de pilares, la apertura o ampliaciones de huecos en muros portantes, la apertura de huecos en forjados (por ejemplo para incorporar escaleras o ascensores) o la construcción de entreplantas, etc.